Bienvenida banalidad, hola gala MET

¡Hola divos y divas del mundo! hoy quiero dedicar este post a uno de los grandes alardes de banalidad y superficialidad del año, la gala MET. Hasta hace poco desconocía casi por completo la finalidad de esta celebración. La gala MET es en realidad, un fin en sí misma. Es un “hola soy cool, mañana lo quiero ver en los medios de comunicación, adiós sigo siendo cool” banalidad + superficialidad = pereza divina. Supuestamente la intención de esta celebración es unir en un mismo espacio a todas las celebrities más “top” del momento. Así que si no estás en la lista, puedes dar por perdida tu reputación. Bueno, después de incluir esta mini reflexión sobre la gala MET, paso a analizar algunos de los curiosos looks que anoche pudieron vislumbrarse. Porque esa es otra característica de esta gala, “antes sin followers, que sencilla” (Ironía divina)

Donde la ostentosidad hace su mayor alarde y la banalidad se premia con mucho gusto, analizamos algunos de los looks de la gala MET.

Giselle Bündchen estupenda con un vestido largo metalizado en plata, que dejaba al descubierto toda su bella espalda. 

Cara Delevingne. Al más puro estilo galáctico, enfundada en la tendencia de astronauta, firmada por Chanel. 

Gigi Hadid. Con tul y satén, se paseaba de forma asimétrica por la gala. Original es y ella sabe llevarlo divinamente. Las verdades divinas que siempre queden escritas.

Hailey Baldwin. Vestida de firma española, con rejilla de luto festivo, tapando medio rostro. Original es, que parezca una cupcake también es verídico.

Katy Perry. Bien podría haberse dado un paseo por los locales orientales de Lavapiés y pasar a formar parte de la decoración colindante.  

Madonna. Me suele producir bastante pereza su existencia, me molan algunas de sus canciones, pero ella está desintonizada de la estética y de la vida divina.

Otra que tal pereza me produce. Rihanna, con retales de tela de la mismísima calle Pontejos de Madrid. Querría simular un geranio de balcón castizo con tallo, embutiendo piernas incluido. Lo ha conseguido. 

Nicki Minaj. En su onda, “no es más feliz quién más adornos tiene, sino quién más los saca a relucir” 

Esta belleza belga, llamada Stella Maxwell, lucía divinamente un vestido de pedrería de H&M. Probablemente fue ella, la que estéticamente más llamó la atención y el clamor del cielo esa noche. 

Aquí os dejo mi aportación divina de la gala MET, espero que hayáis pasado un ratito divino.

 

Deja un comentario